Cómo librarse de la necesidad de aprobación